Washington.- El gobierno de Estados Unidos considera que retomar las relaciones bilaterales con Brasil después del escándalo de espionaje del año pasado no será "tan complicado", dijo este miércoles una alta diplomática estadounidense.

"Pienso que el mapa no es realmente tan complicado, sabemos cómo hacer eso. La cuestión es cuándo los brasileños estarán cómodos en hacerlo", dijo la funcionaria del Departamento de Estado, que solicitó el anonimato.

Las relaciones bilaterales sufrieron en el segundo semestre del año pasado un visible tropiezo con el escándalo por las denuncias, divulgadas por el ex analista de seguridad Edward Snowden, sobre espionaje estadounidense en Brasil y otros países.

El escándalo promovió la postergación de una visita de Estado de la presidenta Dilma Rousseff prevista inicialmente para octubre a Washington, en lo que fue considerado el peor momento de las relaciones bilaterales en décadas.

Para la alta funcionaria estadounidense, Estados Unidos no considera que deba "recomenzar" la resquebrajada relación, sino "retomarla" desde el punto en que se encontraba antes del estallido del escándalo.

En su visión, existían más de 25 diálogos específicos entre estadounidenses y brasileños, algunos pocos de alto nivel -inclusive presidencial- y varios otros a nivel de trabajo.

"En su mayor parte, ese diálogo a nivel de trabajo continúa, aún durante un período de tensión. Entonces, necesitamos volver a esos diálogos, ya sea en energía, educación, comercio", apuntó.

Además, añadió, "tenemos todos los indicios de que los brasileños también están interesados en retomar esos diálogos".

Las conversaciones que se encontraban a nivel presidencial, admitió, "se ha interrumpido por ahora".

La funcionaria admitió desconocer si existían conversaciones en marcha para tratar de fijar una nueva fecha para una visita de Rousseff a Estados Unidos.

"De cualquier forma, es un año complicado, con elecciones en Brasil y en Estados Unidos. Por eso, considero que si la visita no ocurre este año, no debe interpretarse como una señal política. Es apenas un año difícil", dijo.

La visita de Rousseff estaba programada para fines de octubre y sería la única visita de Estado que Washington había preparado para 2013.

En medio del escándalo por el espionaje estadounidense en Brasil (donde habría sido intervenido inclusive un celular personal de Rousseff), los dos presidentes acordaron postergar el encuentro.

nlb