Lejército de EU probablemente reducirá sus planes de construir bases estratégicas en Japón y Guam debido a obstáculos políticos y presiones presupuestarias, lo que complica los esfuerzos de la administración de Obama para reforzar su presencia militar en Asia, de acuerdo con funcionarios estadounidenses y japoneses.

Bajo un acuerdo con funcionarios japoneses anunciado el miércoles, el gobierno de Estados Unidos anunció que acelerará los planes de retirada de 8,000 infantes de Marina de la isla de Okinawa. La decisión se produjo luego de que las conversaciones para encontrar un sitio para construir una base naval en las cercanías de la isla se mantuvieran estancadas por varios años.

La incapacidad de Washington para resolver sus acuerdos en Okinawa, así como el incremento al precio de un plan relacionado con una construcción militar de 23,000 millones de dólares en Guam, enfatizan los desafíos que enfrenta el gobierno de Barack Obama en su intento de lograr un plan estratégico de giro hacia el Pacífico, tras una década de guerras en Irak y Afganistán.

Las autoridades militares de EU habían planeado reubicar a los 8,000 marines y a sus familias en Guam para el 2014 como parte de una masiva expansión militar estadounidense en el Pacífico. Sin embargo, funcionarios japoneses y medios de comunicación informaron que sólo 4,700 infantes de Marina terminarían en Guam, una señal de que el Pentágono está reconsiderando sus planes.