Washington. La Casa Blanca anunció que prohibirá el ingreso a Estados Unidos a la mayoría de extranjeros que hayan estado en Brasil en las últimas dos semanas, dos días después de que el país sudamericano se convirtiera en el segundo mayor epicentro de la pandemia de coronavirus.

La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, precisó que las nuevas restricciones ayudarían a evitar que ciudadanos extranjeros empeoren la situación sanitaria de Estados Unidos, no obstante, estas no se aplicarían al flujo de comercio entre los dos países.

El asesor de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, declaró a la cadena CBS que esperaba que la medida sobre Brasil pueda ser reconsiderada en algún momento.

“Esperamos que sea temporal, pero debido a la situación en Brasil, vamos a tomar todas las medidas necesarias para proteger al pueblo estadounidense”, agregó.

Tras el anuncio en Washington, un asesor de la presidencia en Brasilia informó que la medida estadounidense seguía parámetros previamente establecidos.

Brasil superó el viernes las cifras de Rusia y se convirtió en el segundo epicentro global del coronavirus, solo sobrepasado por Estados Unidos, y ahora tiene más de 363,000 personas infectadas, según cifras del Ministerio de Salud.

Las nuevas restricciones impiden el ingreso a la mayoría de los ciudadanos no estadounidenses que han visitado Brasil en los últimos 14 días. Quienes porten documentos de ciudadanía, parientes cercanos de ciudadanos estadounidenses y miembros de tripulantes de vuelos estarán eximidos de la medida.

Tributo de un periódico

“Las muertes en EU se acercan a las 100,000, una pérdida incalculable”, fue el titular con el que The New York Times abrió su edición del domingo.

El diario estadounidense dedicó su portada y otras páginas interiores a la lista de 1,000 nombres de personas fallecidas, con frases cortas para describir a algunas de ellas.