Madrid. La guerra entre Estados Unidos y China por el control de las redes de telecomunicaciones continúa salpicando a Europa, territorio en el que el gigante chino de telecomunicaciones Huawei tiene gran presencia.

Las presiones para que los países y, sobre todo, las operadoras prescindan de tecnología china se han intensificado estos días también en España. El secretario de Estado adjunto de Estados Unidos responsable de política de información y comunicaciones cibernéticas e internacionales, Robert Strayer, se ha reunido estos días con autoridades españolas de los ministerios de Asuntos Económicos y Transformación Digital, y Asuntos Exteriores.

El gobierno estadounidense espera que los operadores excluyan a Huawei no sólo de su core (núcleo) tecnológico, sino de toda su infraestructura.

“Sabemos que hay proveedores seguros y de confianza con tecnología a la altura de Huawei, que son Ericsson, Nokia y Samsung. En Estados Unidos estamos usando a esas empresas para desplegar el 5G en docenas de ciudades”, afirmó Strayer este jueves en la Embajada de Estados Unidos en Madrid.

Strayer se ha mostrado optimista con el nuevo marco normativo que aprobó Bruselas en enero con respecto a la ciberseguridad y el 5G. Aunque dichas reglas no están expresamente dirigidas contra Huawei, plantea restricciones de acceso a determinados sectores para los proveedores considerados “de alto riesgo”.

Strayer se encuentra de viaje oficial en Europa para presionar a los gobiernos a ser más estrictos con la empresa china. La semana pasada estuvo presente en la Conferencia de Seguridad de Munich, a comienzos de semana estuvo en Portugal y estos días se encuentra en España.