Washington. El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, emitió una orden para detener las redadas masivas en lugares de trabajo donde se emplean a inmigrantes indocumentados.

En un comunicado del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Mayorkas señaló como el verdadero problema a los “empleadores explotadores”, no a los trabajadores no autorizados.

"Bajo la administración anterior, estas operaciones intensivas en recursos resultaron en el arresto simultáneo de cientos de trabajadores", puntualizó el DHS sobre el cambio. Y agregó que las redadas "fueron utilizadas como una herramienta por los empleadores explotadores para reprimir y tomar represalias contra la afirmación de las leyes laborales por parte de los trabajadores".

La orden al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Protección de Aduanas y Fronteras de los Estados Unidos (CBP) y al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) para actualizar políticas para mejorar la aplicación de las normas laborales y de empleo, marca otro cambio contra las políticas de migración de la administración Donald Trump.

Además de detener las redadas masivas, apoya la idea de ejercer la discreción de la fiscalía para evitar que los trabajadores sean acusados si son testigos o son víctimas de abuso o explotación en el lugar de trabajo.

 "No toleraremos empleadores sin escrúpulos que exploten a trabajadores no autorizados, realicen actividades ilegales o impongan condiciones de trabajo inseguras", concluyó.

geopolitica@eleconomista.mx