El presidente estadounidense Donald Trump asestó un duro golpe al acuerdo nuclear con Irán, en contra de la posición de otras potencias mundiales, al decidir que no certificar que Teherán que está cumpliendo con el trato.

Trump anunció el trascendental giro en la política exterior del país en un discurso en que adoptó un tono más confrontacional con Irán sobre sus programas nuclear y de misiles balísticos y su apoyo financiero y militar a grupos extremistas en Oriente Medio.

"En base al expediente de hechos que he presentado, hoy (viernes) anuncio que no podemos y no haremos esa certificación", dijo Trump en una intervención en la Casa Blanca en la que anunció una estrategia más dura contra Teherán.

La decisión de Trump no retira a Estados Unidos del acuerdo, conocido formalmente como Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés). 

El presidente dijo en su discurso en la Casa Blanca que su objetivo es asegurar que Irán nunca obtenga un arma nuclear.

"No continuaremos un camino cuya conclusión predecible es más violencia, más terror y una amenaza muy real de un avance nuclear de Irán", aseguró Trump.

Aunque Trump no retiró a Estados Unidos del pacto, que busca evitar que Irán desarrolle una bomba nuclear, le dio al Congreso 60 días para que decida si vuelve a imponer las sanciones económicas sobre Teherán que fueron levantadas bajo el acuerdo.

Eso incrementaría la tensión con Irán y también supondrá una disputa de Washington con otros signatarios del acuerdo, que incluyen a Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia, China y la Unión Europea.

El mandatario estadounidense advirtió que si "no somos capaces de alcanzar una solución trabajando con el Congreso y nuestros aliados, el acuerdo será rescindido".

abr