Washington/Estambul. Estados Unidos amenazó a Turquía con imponerle sanciones de no liberar inmediatamente al pastor estadounidense Andrew Brunson, encarcelado desde octubre del 2016 por cargos de terrorismo.

“Estados Unidos impondrá grandes sanciones a Turquía por la larga detención del pastor Andrew Brunson, un cristiano formidable, hombre de familia y maravilloso ser humano. Él está sufriendo mucho. ¡Este inocente hombre de fe debe ser liberado inmediatamente!”, escribió el presidente Donald Trump en Twitter.

Minutos antes en una reunión del Departamento de Estado, el vicepresidente Mike Pence había amenazado con medidas punitivas a Ankara. Ante tales advertencias, el canciller turco Mevlüt Cavusoglu también recurrió a su cuenta de Twitter y respondió: “Nadie puede darle órdenes a Turquía. No toleraremos nunca las amenazas de nadie. El Estado de Derecho se aplica a todo el mundo, sin excepción”.

Tensión

Un tribunal de Izmir (oeste de Turquía) ordenó la semana pasada mantener a Brunson en prisión preventiva. Trump tuiteó entonces que no liberarlo era una “vergüenza total”.

El miércoles se ordenó poner bajo arresto domiciliario a Brunson, acusado de actuar en nombre del Partido de los Trabajadores de Kurdistán y de la organización del predicador Fethullah Gülen, exiliado en Pensilvania, Estados Unidos, y a quien Ankara responsabiliza por el golpe de Estado fallido de julio del 2016. Brunson, instalado en el país desde hace 20 años, también es acusado de espionaje político y militar, por lo que podría enfrentar 35 años de prisión.