Washington.- El departamento estadounidense de Estado lamentó este jueves la decisión de las autoridades de Texas de ejecutar el miércoles al mexicano Edgar Tamayo, ya que su caso había sido objeto de una decisión de la Corte Internacional de Justicia.

"El Departamento lamenta la decisión de Texas de proceder con la ejecución del señor Tamayo sin revisión ni reconsideración del caso, pero mantiene su compromiso de trabajar para cumplir con nuestras obligaciones internacionales", expresó una nota de la cancillería estadounidense.

Tamayo fue ejecutado con inyección letal en la noche del miércoles al fin de un proceso que se convirtió en un escándalo internacional y motivó condenas de la Unión Europea y de Francia, además del gobierno de México.

El propio Secretario de Estado, John Kerry, había empeñado esfuerzos para tratar de suspender la ejecución de Tamayo y llegó a escribir una carta al gobernador de Texas alertándole sobre las consecuencias de aplicar la sentencia.

Este jueves, la nota firmada por la vocero adjunta del Departamento de Estado, Marie Harf, destacó la importancia "crítica" para Estados Unidos de respetar las obligaciones contenidas en el llamado "Caso Avena", que aglutina los expedientes de 51 mexicanos condenados a muerte en Estados Unidos a los que no se les respetó el derecho a la asistencia consular.

El respeto a ese fallo de la Corte Internacional de Justicia "es crítico para nuestra habilidad de asegurar acceso y asistencia consular para nuestros propios ciudadanos detenidos y arrestados" en el exterior, apuntó la declaración.

Es además fundamental "para mantener la cooperación con gobiernos extranjeros en un amplio espectro de cuestiones legales", agregó.

mac