Ginebra.- Estados Unidos dijo el miércoles que estaba revisando las operaciones de una agencia de la ONU en países sancionados como Irán luego de que documentos mostraron que la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) había suministrado equipos de tecnología informática a la República Islámica.

La OMPI, una entidad con sede en Ginebra de 185 miembros que incluye a Irán, envió equipos informáticos a las autoridades iraníes, según correspondencia entre la OMPI y la agencia iraní a cargo de la propiedad intelectual, fechada en agosto del 2010 y proporcionada a Reuters por una fuente cercana a la agencia de la ONU.

Las sanciones de la ONU aprobadas en el 2008 para restringir el desarrollo del controvertido programa nuclear de Irán prohíben el suministro, la venta o la transferencia de una serie de materiales y tecnologías.

"Hemos hecho varias consultas al Secretariado de la OMPI y solicitamos cualquier documentación relacionada. Hemos recibido varios documentos de proyectos y estamos en proceso de revisarlos," dijo David Kennedy, portavoz de la misión estadounidense en Ginebra.

"También estamos trabajando con países con posturas similares para exigir al director general (de la OMPI, Francis) Gurry que realice una investigación independiente externa sobre proyectos pasados de la OMPI en países bajo sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU", agregó.

La asociación de personal de la OMPI también presentó una queja interna de que la ayuda de la organización a Corea del Norte podría estar violando dos resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

En una carta al jefe de la unidad de inspección de la OMPI, la asociación de personal dijo que la ayuda de la agencia con un "sistema de red interno controlado" para Corea del Norte planteó preocupaciones éticas, ya que no sería necesario si Corea del Norte permitiera que sus ciudadanos accedieran a internet.

Gurry, un australiano que ha liderado la agencia desde el 2008, dijo a Reuters que la OMPI había enviado algunos equipos a países sancionados como Corea del Norte, pero negó que estas transferencias representaran una violación a las sanciones de la ONU.

apr