Washington. Estados Unidos golpeó al sistema financiero de Cuba anunciando sanciones contra el Havin Bank, también conocido como Havana Internacional Bank, una entidad de capitales cubanos con sede en Londres.

El Departamento del Tesoro anunció que la entidad quedó en la lista negra de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC).

Este banco opera desde agosto de 1973 y es el único banco de capitales cubano que funciona fuera de la isla. Su principal accionista es el Banco Central de Cuba, según datos publicados por este emisor.

Con una ubicación privilegiada en la City de Londres, el banco cuenta con una red de 400 corresponsales en el mundo.

Estas sanciones llegan justo cuando el gobierno comunista de la isla caribeña abrió la circulación de dólares permitiendo la venta de alimentos en divisas en algunas tiendas estatales.

El gobierno de Donald Trump revirtió la apertura con Cuba promovida por su predecesor demócrata Barack Obama, endureciendo el bloqueo que rige desde 1962, bajo argumentos de violaciones de los derechos humanos de cubanos y el apoyo oficial al gobierno del socialista Nicolás Maduro en Venezuela.

Las sanciones contra el Havin Bank ocurren una semana después de que el gobierno cubano permitiera a 72 tiendas en la isla aceptar dólares.

Las sanciones estadounidenses han crecido y existen entes que por presión o miedo han decidido paralizar servicios con Cuba. Uno de ellos es el banco francés Credit Mutuel. The Miami Herald reveló que la entidad francesa terminó su relación con Fincimex, una compañía cubana vinculada con los militares que controla el negocio de las remesas.

Las agencias Cubamex y VaCuba también han sufrido bloqueos.