El Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, desplegará mil 200 soldados de la Guardia Nacional en la frontera con México como parte de la iniciativa para fortalecer su control, anunció hoy la Casa Blanca.

Los soldados llevarán a cabo tareas de vigilancia, apoyo en labores de vigilancia, análisis de inteligencia, respaldo a labores antidrogas y capacitación de fuerzas policiacas.

Obama pareció así haber cedido a la demanda de conservadores como el gobernador de Texas, Rick Perry, quien meses atrás demandó el envío de tropas a la frontera, citando el creciente clima de violencia en México.

El gesto empero fue criticado de inmediato por los republicanos en el Congreso, donde el apoyo a una amplia reforma migratoria parece haberse esfumado totalmente.

' El número es insuficiente. Deberíamos tener por lo menos 6,000 soldados', declaró el senador por Arizona John McCain, hablando en el pleno de la Cámara alta poco después de darse a conocer el anuncio.

De acuerdo con la fuente, la presencia de las tropas en la frontera se prolongará hasta que el Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza reclute y capacite a los agentes necesarios para reforzar ahí su presencia.

Los fondos serán utilizados para mejorar la tecnología en la frontera, aumentar el intercambio de información con agencias policiacas estatales y locales, y reforzar la presencia en la frontera de personal del Departamento de Justicia y del Departamento de Seguridad Interna.

Esto incluye investigadores y fiscales, haciendo claro el énfasis del gobierno para reforzar la lucha contra el contrabando de personas, drogas, armas y dinero.

En su presupuesto para 2011 el gobierno de Obama no incluyó fondos para contratar más personal para la CBP, cuya fuerza de 20,000 efectivos perdería 180 por su traslado a otras agencias dentro del DHS.

El funcionario dijo que el despliegue de la Guardia Nacional es parte de la estrategia del presidente para fortalecer la vigilancia y seguridad de la frontera, en momentos que se ha intensificado la lucha antidrogas.

Gracias a la presión adicional que el gobierno ha aplicado en la frontera, en los últimos 16 meses los decomisos de drogas, armas y dinero han alcanzado niveles récord, de acuerdo con el funcionario.

La fuente dijo que las nuevas medidas ayudarán a complementar la sociedad con el gobierno de México.

'Vamos a continuar trabajando con el Congreso para arreglar nuestro ineficiente sistema migratorio a través de una amplia reforma que nos dará los recursos para proteger nuestras fronteras y hacer más seguras nuestras comunidades', indicó.

/doch