Washington. Estados Unidos anunció el día de ayer 26 de octubre, que aprobó la venta de 100 sistemas de defensa costera Harpoon a Taiwán por unos 2,400 millones de dólares.

La transacción “mejorará las capacidades de defensa de Taiwán”, señaló el Departamento de Estado al anunciar la operación, a pesar de que China decidió el día de ayer 26 de octubre, sanciones contra las empresas estadounidenses involucradas en anteriores ventas de armas a Taiwán, una isla a la que considera parte integrante de su territorio.

La venta involucra a 100 baterías de defensa costera Harpoon (HCDS), que pueden contar hasta 400 misiles RGM-84L-4, con un alcance máximo de 125 km.

Estos misiles, fabricados por la división de defensa de Boeing, pueden ser colocados en plataformas fijas o montados en camiones.

Estados Unidos considera prioritario contrarrestar la influencia de China en la región Asia-Pacífico.

También pretende brindarle a Taiwán una capacidad de defensa creíble contra una posible invasión del ejército chino.

Washington anunció el miércoles una operación de venta de armas a Taiwán por 1,800 millones de dólares, incluidos 135 misiles de defensa costera Slam-ER de próxima generación, que a diferencia del Harpoon tienen un alcance mayor que el ancho del Estrecho de Taiwán que separa a la isla de China.

Pekín pidió por primera vez la semana pasada a Estados Unidos que “cancele” esta venta “para evitar dañar aún más las relaciones” entre ambos países.

Al no recibir respuesta de Washington, anunció el lunes sanciones contra las empresas armamentistas estadounidenses, las “personas y entidades que hayan tenido un mal comportamiento” durante la venta.

Los gigantes del sector Lockheed Martin, Raytheon y la rama de defensa de Boeing manifestaron su preocupación al respecto.