Estados Unidos criticó la condena de varios activistas prodemocracia de Hong Kong por su papel en protestas que desencadenaron una ofensiva de China contra la disidencia. El país  norteameriano acusó nuevamente a Pekín de negar a hongkoneses libertades prometidas.

El secretario de Estado, Antony Blinken, consideró que los cargos contra los activistas están "motivados políticamente" y exigió la liberación de "los detenidos o encarcelados por ejercer sus libertades fundamentales".

El magnate de los medios de Hong Kong Jimmy Lai fue encarcelado por 14 meses este viernes junto con otros cuatro activistas veteranos, incluido Martin Lee, conocido como el "padre de la democracia" en Hong Kong. La sentencia de cárcel de Lee fue suspendida.

Sus condenas son el último acontecimiento de una implacable campaña china para silenciar la disidencia desde las protestas de 2019 en la antigua colonia británica.

Blinken las consideró un ejemplo de cómo las autoridades de Pekín y Hong Kong "socavan derechos protegidos y libertades fundamentales" que fueron garantizados cuando el Reino Unido devolvió Hong Kong a China en 1997.

Asimismo, dijo que representan el "esfuerzo [de las autoridades chinas] por eliminar toda forma de disidencia".

"Continuaremos apoyando a los hongkoneses mientras responden al ataque de Pekín a sus libertades y autonomía", agregó Blinken en un comunicado.

El Reino Unido y la Unión Europea también condenaron las penas de prisión impuestas a Lai y los demás.