Washington.- Estados Unidos declaró "desastre pesquero" en Luisiana, Misisipi y Alabama ante el derrame de crudo en el Golfo de México, lo que permitirá a esos estados recibir fondos federales, dijo el lunes el secretario de Comercio, Gary Locke.

La industria pesquera de Luisiana, de unos 2,400 millones de dólares, entrega un 40% del suministro de alimentos marinos del país y emplea alrededor de 27,000 personas. Es además el segundo mayor recolector de alimentos marinos del país y el mayor proveedor de camarones, ostras, cangrejos y langostas.

" Estamos tomando esta medida hoy debido a las potenciales dificultades económicas que este derrame puede causar a pescadores, empresas y comunidades que dependen de las pesca", dijo Locke en un comunicado.

"La determinación de desastre ayudará a asegurar que el Gobierno Federal está en condiciones de movilizar toda una gama de asistencia que los pescadores y comunidades pesqueras puedan necesitar", afirmó.

El comunicado no precisó cifras ni los fondos a ser inyectados.

Las costas de los tres estados están siendo afectadas por la fuga de petróleo desde un pozo dañado en el lecho marino del Golfo de México, que se podría convertir en el peor derrame en la historia de Estados Unidos.

Accionistas demandan a BP

Por otra parte, accionistas demandaron al directorio de BP Plc por fracasar en el control de la seguridad, y por exponer a la empresa a responsabilidades relacionadas con el desastre del derrame Deepwater en el Golfo de México, según documentos de una corte.

Hace un mes, explotó una plataforma en el Golfo de México en la que murieron 11 trabajadores y derramó petróleo pesado en los frágiles márgenes de las aguas inundables del delta del Mississippi.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, culpó el sábado a BP BP.L por el enorme derrame en el Golfo de México por una "falla de responsabilidades".

" El desastre de Deepwater causará consecuencias financieras a BP y sus subsidiarias que podrían estar en un rango de miles de millones de dólares, incluyendo responsabilidad por daños a la propiedad, a intereses comerciales y a la vida salvaje", dijo la demanda.

La demanda dijo que el desastre ha eliminado cerca de 40.000 millones de dólares de valor de mercado de BP.

La demanda fue presentada a nombre de los accionistas por el inversionista Robert Freedman y la Autoridad de Transporte del Sudeste de Pennsylvania o SEPTA, que opera el tránsito público regional de Filadelfia y tiene ADR de BP.

Los demandantes buscan compensaciones por daños, así como pedir al directorio que tome medidas para mejorar el gobierno corporativo, tales como limitar la cantidad de directores internos y establecer un comité de supervisión de la exposición ambiental.

BP no devolvió inmediatamente los llamados telefónicos en busca de comentarios.

Las acciones de BP cayeron un 2.7% en Londres a 493 peniques.

Endurecen protestas

Unos 100 manifestantes, algunos con botas de vaqueros y apenas algo más de ropa, se tomaron el lunes una pasarela fuera de las oficinas en Estados Unidos de BP para "desnudar la verdad" sobre el enorme derrame de crudo en el Golfo de México, que amenaza con convertirse en un desastre medioambiental.

En una calurosa tarde en Texas, manifestantes marcharon hacia el complejo de BP en Houston desde un parque cercano coreando frases como " hey, hey, Lamar McKay, ¿cuántos peces mataste hoy?", en referencia a un alto ejecutivo estadounidense del gigante energético.

Los activistas - muchos de ellos mujeres del grupo Code Pink - vestían pocas ropas, mientras que otros se disfrazaron para imitar a los peces y aves que resultaron lesionados o muertos por la contaminación del masivo derrame, causado por la explosión el 20 de abril en una plataforma de extracción en el Golfo de México.

"¿ Qué logran cuando perforan, perforan, perforan?", cantaba la manifestante Medea Benjamin, vistiendo una peluca rosado brillante y con sus pechos pintados del mismo color. "La verdad desnuda; derrame baby, derrame", agregaba.

El evento en Houston fue uno de los varios realizados por grupos medioambientalistas en las últimas semanas.

En Port Fourchon, Luisiana, activistas de Greenpeace abordaron una embarcación contratada para perforaciones por Royal Dutch Shell en Alaska y escribieron "¿El Artico es el próximo?" con petróleo. Siete activistas fueron arrestados, indicó el grupo.

La protesta de Houston tuvo ribetes de teatro callejero. Un hombre vestido con un mameluco y un sombrero con el logo de BP encarnaba el presidente ejecutivo de BP.

"Todos hagan sitio para el CEO (presidente ejecutivo) de BP!, gritó uno de los miembros de la protesta.

"Aquí tienes, baby", decía el falso jefe de BP, con sus lentes de sol pintados con signos de dólares, mientras sacaba un líquido negro y viscoso de una mujer disfrazada de ave. "¿Qué te importa? Todo es acerca del dinero", decía riendo.

apr