La administración del presidente Donald Trump amenaza con imponer multas de hasta 500,000 dólares a los inmigrantes que hayan desobedecido las órdenes de deportación al buscar refugio en iglesias o en otros lugares santuario, según funcionarios federales.

La oficina central de Inmigración y Control de Aduanas (ICE)  notificó el lunes a una mujer que busca refugio en una iglesia de Carolina del Norte que intentarán multarla por más de 300,000 dólares, mientras que un inmigrante en Colorado enfrenta una multa de más de 500,000 dólares. El ICE emitió los avisos días después de que Trump pospusiera las redadas de inmigración.

Los funcionarios federales dijeron que empezaron a evaluar las sanciones civiles en diciembre pasado, como parte de un esfuerzo continuo para frenar las jurisdicciones santuario que han frustrado los esfuerzos de Trump para deportar a inmigrantes indocumentados y responsabilizar a los inmigrantes por violar la ley estadounidense.

Según el ICE se están emitiendo dos tipos de multas. Una se enfoca en inmigrantes con órdenes de deportación pendiente, y la otra se dirige a los inmigrantes que aceptaron abandonar EU voluntariamente y luego no lo hicieron.

Los abogados de inmigración dicen que las multas nunca serán pagadas y son un intento de asustar a los inmigrantes. Las sanciones civiles por violar las leyes de inmigración han estado en los libros desde 1996, cuando el presidente Bill Clinton firmó un proyecto de ley de línea dura.