Estambul. Uno de los dos barcos petroleros atacados frente a la costa de Omán es de propiedad japonesa, y fue atacado justo cuando el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, se encontraba realizando una visita en Teherán para ayudar a enfriar las hostilidades en la región y potencialmente mediar en las conversaciones entre Estados Unidos e Irán.

El ataque parecía programado para socavar ese esfuerzo, al que Abe había definido como “un gran paso adelante hacia la garantía de la paz y la estabilidad en esta región”, informó la agencia de noticias japonesa Kyodo.

El segundo barco, propiedad de una empresa noruega, estalló en llamas quedando a la deriva en el golfo de Omán, cerca del estrecho de Ormuz.

El petrolero, llamado Front Altair, transportaba nafta, un compuesto líquido de hidrocarburos intermedios derivados de la refinación del petróleo, que cargó en un puerto de los Emiratos Árabes Unidos y estaba destinado a Asia Oriental, informaron las agencias de noticias. Los 23 miembros de la tripulación del barco, 11 rusos, 11 filipinos y un georgiano, fueron rescatados por un barco cercano y trasladados a un barco de la marina iraní, y luego trasladados al puerto iraní de Bandar Abbas.

El barco de una empresa japonesa transportaba metanol y sufrió daños en su casco, según un comunicado de la compañía. La Kokuka Courageous, propiedad de la empresa naviera Kokuka Sangyo, fue golpeada dos veces en un período de tres horas, dijo a la prensa el presidente de la compañía, Yutaka Katada, en Tokio.

Pompeo reacciona

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, acusó a Irán de ser responsable de los ataques del jueves contra dos buques petroleros en el mar de Omán, casi un mes después del ataque a cuatro navíos, incluidos tres tanqueros, frente a las costas de Emiratos Árabes Unidos.

“La evaluación de Estados Unidos es que la República Islámica de Irán es responsable de los ataques”, dijo Pompeo a los periodistas. No obstante, aseguró que Washington aún quiere que Teherán regrese a la mesa de negociaciones “cuando llegue el momento”.

El Comando Central de Estados Unidos ha estado enviando en fechas recientes tropas y armas a Medio Oriente, una medida que los altos funcionarios han dicho que es necesaria para enfrentar las crecientes amenazas de Irán.

Los incidentes ocurridos fueron similares a los ocurridos en la misma zona el mes pasado, también en contra de petroleros, ataques que los funcionarios estadounidenses también atribuyeron a Irán. Los funcionarios iraníes niegan su participación.

El golfo de Omán une el mar Arábigo con el Estrecho de Ormuz, la puerta de entrada al golfo Pérsico. Es estratégico para el petróleo.