BEIRUT.- El grupo Estado Islámico (EI) derribó este miércoles un avión militar jordano perteneciente a la coalición internacional antiyihadista en el norte de Siria y capturó al piloto.

Jordania confirmó que uno de sus aviones cayó durante una "misión militar llevada a cabo el miércoles por la mañana por varios aviones de la fuerza aérea jordana contra los refugios de la organización terrorista EI en la región siria de Raqa", informó una fuente de la comandancia general de las fuerzas armadas jordanas, citada por la agencia Petra.

"Uno de nuestros aparatos cayó y el piloto fue hecho rehén", añadió la fuente.

Se trataría de Maaz al-Kassasbeh, un subteniente de 26 años, que sobrevivió al derribo de su aparato, supuestamente un F-16.

La rama del EI en Raqa, "capital" del grupo extremista que controla extensas zonas en Irak y Siria, publicó en páginas web afines imágenes de combatientes junto al rehén.

Una de las fotografías muestra al piloto, vestido sólo con una camisa blanca y llevado por cuatro hombres que lo sacan del agua. En otra, se le ve en el suelo rodeado por una docena de hombres armados.

Con un misil suelo-aire

En una foto difundida por el EI se indica que el aparato fue derribado con un misil suelo-aire equipado de un detector infrarrojo, que permite detectar fuerzas de calor (en este caso, el reactor del avión).

Para Rami Abdel Rahmane, director del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), el aparato fue derribado por un misil suelo-aire, "presumiblemente de fabricación rusa sustraído a los rebeldes".

Eliot Higgins, experto en el armamento empleado en el conflicto, concuerda con que el EI posee misiles de fabricación rusa y china, entre los cuales el más extendido es el Sam-7 ruso, que se lleva al hombro.

El joven piloto acababa de salir de la escuela del Ejército del Aire Rey Husein y se había casado recientemente, según la web jordana Saraya.

Su padre, Yusef al-Kasabeh, indicó que el jefe del Ejército del Aire jordano le había asegurado que el monarca en persona supervisaba los esfuerzos para rescatar a su hijo.

Nael Mustafá, un militante presente en Raqa, dijo a la AFP en una conversación por internet que los yihadistas se encontraban divididos sobre la suerte del rehén. "Los chechenos quieren matarlo, pero los iraquíes quieren mantenerlo con vida. Desde hace un tiempo, hay discusiones entre ellos sobre quién debe tener el mando", explicó.

Según este militante, la decisión será tomada por el Consejo Consultivo, una instancia donde están representadas todas las nacionalidades presentes en el EI.