Washington. Un pequeño dron que volaba a baja altura se estrelló a mitad de la noche en los terrenos de la Casa Blanca, mientras el presidente Barack Obama y la primera dama estaban de visita en la India, informó el Servicio Secreto, en una extraordinaria aunque accidental violación que ha provocado nuevas interrogantes sobre la seguridad del presidente y una amenaza cada vez mayor de ese tipo de aparatos.

Un hombre se presentó ante las autoridades para decir que era el responsable del accidente en medio de la noche y que no tenía intenciones de volar el aparato sobre la Casa Blanca, informaron funcionarios.

Muchos drones son esencialmente juguetes sofisticados que también se pueden usar comercialmente, como para la fotografía aérea e inspección comercial. A menudo pesan poco y cuestan unos cientos de dólares.

Los modelos más elaborados cuestan miles de dólares. Pero a las autoridades les preocupa que puedan convertirse en herramientas para los terroristas.

Vehículos de la policía, los bomberos y de otros servicios de emergencia se congregaron alrededor de la Casa Blanca antes del amanecer y todo su perímetro estuvo custodiado hasta alrededor de las 5 de la mañana.

Es casi seguro que el incidente impulse el debate público sobre el uso de drones comerciales en Estados Unidos, así como preocupaciones sobre la seguridad en la Casa Blanca.