Washington. El presidente Trump vetó una resolución que habría terminado con el apoyo de Estados Unidos a la campaña militar liderada por los saudíes en Yemen.

La medida no fue sorpresiva, y representa el segundo veto de la presidencia de Trump.

“Esta resolución es un intento innecesario y peligroso de debilitar mis poderes constitucionales, poniendo en peligro las vidas de ciudadanos estadounidenses”, sostuvo Trump en un comunicado.

La medida había sido aprobada por la Cámara de Representantes en una votación de 247 a 175 a principios de este mes y también por el Senado con el apoyo de siete republicanos.

Por primera vez, ambas cámaras actuaron de manera conjunta para intentar cambiar de rumbo la decisión del presidente, en cuya persona recaen todos los poderes de guerra, es decir, las cámaras intentaron poner fin al compromiso militar estadounidense en un conflicto extranjero.

Trump vio el voto de Yemen en el Congreso como una reprimenda de su administración tras el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi, e instó a algunos senadores a que no lo aceptaran, de acuerdo con la Casa Blanca y los asesores del Congreso.

El primer veto de Trump se trató de una resolución del Congreso que desaprobaba su declaración de emergencia.

La decisión sobre Yemen desconcertó a miembros de su administración porque generalmente ha estado a favor del retiro de tropas.