El presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un se dieron este lunes un histórico apretón de manos en la apertura de una cumbre tras décadas de tensiones provocadas por las ambiciones nucleares de Pyongyang.

Los dos hombres se acercaron uno al otro y se dieron la mano mirándose a los ojos en un hotel de Singapur, antes de sentarse juntos ante los medios de todo el mundo.

Ambos dirigentes posaron también para fotografías frente a una hilera de banderas de Estados Unidos y de Corea del Norte. Después caminaron hacia un pasillo, donde hablaron brevemente.

Es la primera vez que un presidente de Estados Unidos en funciones se reúne con un mandatario norcoreano.

El mandatario norcoreano Kim Jong Un llegó a la isla Sentosa de Singapur, donde tiene una reunión programada con el presidente Donald Trump.

Se prevé que ambos dirigentes se estrechen la mano y se reúnan en privado por unos 45 minutos.

Después está programado que sostengan una reunión más numerosa y un almuerzo de trabajo. Entre los asistentes se presume que estarán el jefe de despacho, el asesor de seguridad nacional y el secretario de Estado de Estados Unidos.