El sábado 18 de febrero el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mintió, en Melbourne, Florida, sobre un incidente la noche anterior en Suecia. El mandatario hacía referencia a que tras recibir migrantes refugiados procedentes de naciones de mayoría musulmana, el país europeo había experimentado algún tipo de ataque.

Frente a los presentes Trump dijo "miren lo que pasó la noche de ayer en Suecia. ¿Quién iba a creer que esto sucedería en Suecia? Están teniendo problemas que nunca creyeron posibles".

NOTICIA: Suecia pide explicaciones sobre comentarios de Trump

Un comentario que extrañó a los habitantes de ese país europeo, al grado de que funcionarios del país pidieron al embajador que diera una aclaración sobre los dichos del mandatario, ya que hasta ese momento no había sucedido nada relacionado con violencia y refugiados. Trump había basado sus dichos en un reportaje de Fox News, en el que se relacionaba la inseguridad en Suecia con la entrada de refugiados, como aclaró el mandatario en un tuit posterior a la conferencia.

Trump usó su anécdota de Suecia para ejemplificar el poco control que se tiene para la recepción de refugiados. Hemos permitido que miles y miles de personas hayan ingresado a nuestro país. No ha habido manera de investigar a esas personas. No existe ninguna documentación. No hay nada . Una mentira del líder estadounidense dijo para apoyar su veto migratorio, ya que el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional realizan entrevistas y hacen investigaciones de antecedentes a los refugiados desde hace años.

Si bien dos días después de que el mandatario desatara una nueva polémica internacional, el mundo se sorprendió de que en un barrio al norte de Estocolmo, Suecia, donde la mayoría de la población es descendiente de migrantes, estallaron disturbios que involucraron la participación de jóvenes que se enfrentaron a la policía cuando las fuerzas del orden entraron en el barrio para detener a un traficante de drogas. El enfrentamiento culminó con coches incendiados y comercios atacados. Aunque en un extraño giro de eventos, el mandatario estadounidense se adelantó a enunciar hechos que no hubiera tenido forma de predecir, lo cierto es que en Suecia no ha habido atentados desde el 2010 y no ha tenido incrementos en la en la tasa criminal desde la acogida de 244,000 migrantes en el 2014 y 2015. Suecia es, por tanto, uno de los países más seguros.

Según datos del Centro de Investigaciones Pew, el país de mayoría musulmana del que más proceden migrantes que radican en Estados Unidos, es Irán, que acumula alrededor de 360,000 desde 1991 a 2015. Estos datos incluyen a los que ingresaron al país con documentos.

NOTICIA: Trump ataca al FBI, los acusa de no impedir filtraciones

Dos de los ejes en los que sustentó la campaña que llevó a la Casa Blanca a Donald Trump, fue la lucha contra el crimen y la inmigración a Estados Unidos. En cualquier oportunidad que tuvo relacionó a los inmigrantes con ficticios aumentos en la criminalidad dentro del país norteamericano. No hay que olvidar la conferencia en la que el magnate anunció que se postularía a la presidencia de Estados Unidos en junio del 2015. En esa ocasión Trump dijo que el aumento de la criminalidad tenía su origen en la migración que realizan los mexicanos hacia Estados Unidos.

Estos son cinco hechos sobre la criminalidad en Estados Unidos desde principios de la década de los años 90:

1. Los crímenes violentos han descendido en los últimos 25 años

Según datos de Pew, en dos de los principales reportes citados sobre criminalidad del país (el reporte del FBI y la encuesta del Buró de Estadísticas de Justicia, BJS por sus siglas en inglés) se han registrado decensos sustanciales en los niveles de crímenes violentos desde el último pico registrado a principios de la década de los años 90. Según el análisis de Pew sobre los datos del FBI, hay un descenso del 50% entre 1993 y el 2015, mientras que el análisis del otro estudio muestra una caída del 77% en el mismo periodo. El único apunte que se le puede hacer a esta estadística es que se registró un aumento del 3% entre el 2014 y el 2015.

2. Robo a propiedad privada también ha disminuido

Según el análisis de Pew, al igual que los crímenes violentos, el robo a propiedad privada también disminuyó en el mismo periodo. De 1993 al 2015 hay una disminución del 48 por ciento. En el reporte del BJS la cifra indica una disminución del 69% en el mismo periodo. Los delitos contra la propiedad incluyen delitos tales como robo y robo de vehículos de motor que generalmente son mucho más comunes que los delitos violentos.

3. La percepción de la gente, generalmente, contradice los datos

Las opiniones sobre criminalidad entre los habitantes de Estados Unidos muestran que la percepción social indica que las estadísticas de criminalidad va a la alza pese a lo que sugieren los datos oficiales. Una encuesta realizada por Gallup en 1989, destacó que la mayoría percibía un aumento en la criminalidad comparado con el año anterior pese a una disminución en ese periodo. En una encuesta de Pew al final del 2016, el 57% de los encuestados dijeron que la criminalidad había aumentado desde el 2008, pese a los datos del FBI y del BJS contradicen esa percepción.

4. Hay variaciones geográficas en los índices de delincuencia

Según los datos que muestra el reporte del FBI analizados por Pew, hay diferencias entre los índices de cada estado. Por ejemplo, hubo más de 600 crímenes violentos por cada 100,000 residentes en Alaska, Nevada, Nuevo México y Tennessee. Por el contrario, Maine, New Hampshire, Vermont y Virginia tenían tasas por debajo de 200 crímenes violentos por cada 100.000 habitantes. Mientras que Chicago ha llamado la atención por su creciente número de asesinatos en los últimos años, su tasa de homicidios en 2015 -18 asesinatos y homicidios no negligentes por cada 100,000 residentes- era menos de un tercio de la tasa en St. Louis (59 por 100,000) y Baltimore (55 por 100,000). El FBI aclaró que estas diferencia se deben a un sinfín se razones.

5. Muchos crímenes no se reportan con la policía

Según los datos del análisis de Pew a los datos de la encuesta anual del BJS, en el 2015, sólo la mitad de los delitos violentos seguidos por el BJS (47%) fueron denunciados a la policía. En la categoría más común (delitos contra la propiedad), sólo aproximadamente un tercio (35%) fue reportado. La proporción fue considerablemente mayor en los delitos tipificados como delitos violentos graves (55%), categoría que incluye violencia doméstica grave (61% de los cuales se informó), delitos violentos graves con lesiones (59%) y delitos graves con armas (56%). Hay una variedad de razones por las cuales el crimen no puede ser reportado, incluyendo la sensación de que la policía "no haría o no podría hacer nada para ayudar" o que el crimen es "una cuestión personal o demasiado trivial para informar", según el análisis al reporte de la BJS.

rarl