Washington. El presidente Trump negó el uso de un avión militar para un viaje al extranjero a la la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi y le dijo que se quede en Washington para negociar el cierre de gobierno, en lugar de realizar el viaje a Bélgica y Afganistán, aparentemente como represalia tras la sugerencia que le hizo Pelosi para que posponga su discurso del Estado de la Unión, del 29 de enero.

“A la luz de los 800,000 grandes trabajadores estadounidenses que no reciben su pago, estoy seguro de que estaría de acuerdo con que posponer este evento de relaciones públicas es totalmente apropiado”, escribió Trump a Pelosi.

Pelosi planeaba irse a Afganistán por la tarde, un viaje que incluiría una parada obligatoria en Bruselas para el descanso del piloto, escribió el portavoz de Pelosi, Drew Hammill en Twitter. Dijo que no había ningún plan para detenerse en Egipto, contrariamente a como Trump describió el viaje.

En Bruselas, el grupo se reuniría con los principales comandantes de la OTAN y los líderes militares “para afirmar el firme compromiso de los Estados Unidos con la alianza de la OTAN”, escribió Hammill.

“¡Espero con ansias verla pronto, y sobre todo, ver cómo nuestra peligrosa y abierta frontera sur finalmente recibe la atención, los fondos y la seguridad que tan desesperadamente se merece!”, expone al final Trump en la misiva.