Washington. En una serie de tuits, el presidente Trump trató de justificar su petición de construir un muro a lo largo de la frontera de Estados Unidos con México al enfatizar el incremento de la tasa de homicidios en ese país.

Al hacerlo, de manera involuntaria reveló los peligros que representa su nueva política de asilo, que consiste en “permanecer en México”, es decir, las personas que han solicitado asilo a Estados Unidos, estando en la frontera con México, tendrán que permanecer en ese país durante meses, mientras esperan una resolución final.

En uno de sus tuits, Trump escribió que hubo 33,341 asesinatos en México durante el 2018, un aumento de 33% que, según él, fue motivado por el tráfico de drogas.

“Lamentablemente (...) esto ha contribuido a la crisis humanitaria que existe en nuestra frontera sur, y luego se extiende por todo nuestro país. Peor que en Afganistán. En gran parte provocado por las drogas”, escribió Trump. Sentenció: “Se está construyendo el muro”.

Parece que Trump utilizó las cifras publicadas por la Secretaría de Gobernación. Hay otras estimaciones que sugieren que el número podría ser menor. Sin embargo, no dejan de preocupar. Por ejemplo, la secretaría de Seguridad Pública de México estimó que hubo 28,816 casos de homicidios en el 2018, un aumento de 15% respecto al año anterior.

La nueva política de asilo de Trump significa que los migrantes que desean asilo deberán enfrentar los peligros que describe Trump durante su estadía en México durante varios meses, mientras se procesan sus peticiones.

Nueva modalidad

Como The Washington Post publicó el martes, la nueva política es “uno de los cambios más dramáticos en el sistema de asilo estadounidense en varias décadas”.

Antes de que se implementara la nueva política de asilo, algunos inmigrantes esperanzados fueron asesinados después de ser deportados de Estados Unidos.

Por otra parte, existen pocos elementos para concluir que la violencia fronteriza pasa a los Estados Unidos.

Piden que saque las manos

El pesimismo del presidente se hizo presente al decir que el comité bicamaral encargado de desactivar el cierre parcial de gobierno, no llegará a ningún lado en materia presupuestal.

Su sentir lo revela después de que un grupo de republicanos le dijera que no se metiera en la negociación. Algo que no ha ocurrido desde el minuto uno de negociación.