La policía hongkonesa detuvo durante la noche del miércoles a 12 manifestantes que bloqueaban varias calles en el barrio de Mong Kok, en un retorno de los manifestantes pro democracia a uno de los lugares que estuvieron más de dos meses ocupados por cientos de activistas.

La policía dijo en un comunicado el jueves que los agentes habían empleado gas pimienta y porras para dispersar a los participantes y detenido a varias personas por delitos como agredir a un agente de policía o no identificarse.

Dos policías resultaron heridos en la operación, según el comunicado.

Durante el pasado otoño, miles de manifestantes ocuparon tres bulliciosos barrios para pedir que los residentes del enclave semi autónomo pudieran elegir a su líder en 2017 a partir de una lista abierta de candidatos.

Las autoridades chinas establecieron que un comité que se cree próximo a Beijing seleccione a los candidatos.

erp