Washington. La Patrulla Fronteriza arrestó a unos 34,000 migrantes en la frontera con México en noviembre, una caída de 75% desde mayo, según las estadísticas publicadas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

El gobierno de Trump atribuye el cambio a políticas de asilo más estrictas y a una mayor cooperación con México y las naciones centroamericanas. Aún así, la disminución sólo alinea las cifras de arrestos con el promedio de noviembre en la última década.

El comisionado interino de Aduanas y Protección Fronteriza, Mark Morgan, dijo que el Congreso debe tomar medidas para desalentar los cruces ilegales.

“Esto no es duradero y sostenible”, dijo Morgan en Washington. “No deberíamos mirar al gobierno de México y a los países del Triángulo Norte para resolver las lagunas en nuestro marco legal actual”, afirmó.