La organización de Estados Americanos se sumó a la larga lista de advertencias en contra de la ley recientemente aprobada en Arizona. Su secretario general, José Miguel Insulza, aseguró que perseguir a los inmigrantes ilegales es discriminatorio en particular en contra de la población latinoamericana.

Existe un riesgo de que esta normativa haga equivalente la inmigración con el delito y cree bases para una discriminación racial que consideramos inaceptable , explicó Insulza en un comunicado de la OEA.

Insulza, quien se encuentra en El Salvador, expresó su esperanza de que esa ley jamás se aplique contra los residentes y los inmigrantes latinos .

La ley SB1070 establece por primera vez en Estados Unidos, que la migración ilegal sea un delito estatal y que la policía debe pedir la documentación a cualquier persona que sea susceptible de ser indocumentada bajo sospechas razonables .

Dicha ley despertó la indignación de organizaciones civiles que luchan por una reforma integral migratoria en el Congreso. Cerca de 460,000 inmigrantes ilegales viven en Arizona.

Obama alza la voz

El presidente Barack Obama también criticó la ley y anunció una investigación por parte de su Departamento de Justicia para examinar si vulnera derechos civiles.

La OEA se congratuló de esta declaración y aseguró que la inmigración es potestad de todos los países, pero no a costa de los derechos humanos ni creando estereotipos raciales.