La cámara de Diputados aprobó un exhorto para manifestar la inconformidad del Estado mexicano con la ley antiimigrante promulgada la semana pasada en Arizona.

Al cierre de esta edición, la Cámara de Senadores mantenía en su agenda legislativa la discusión de un exhorto para promover protestas.

A nombre de los diputados, Jorge Humberto López-Portillo Bazave (PRI), aprobó por unanimidad aplicar un boicot comercial al estado de Arizona.

En el primer punto, de los cuatro que contiene el acuerdo respaldado por la Junta de Coordinación Política, el órgano de gobierno de San Lázaro exhorta al Jefe del Ejecutivo federal, gobernadores y alcaldes a abstenerse de realizar viajes y contrataciones con el estado de Arizona, así como con personas morales radicadas en dicho territorio estadounidense.

Se recomienda a la sociedad en general que se abstenga de viajar a Arizona y adquirir productos provenientes de aquel estado , precisa el memorando dos.

Se solicita también a los jefes del Ejecutivo federal informar a la Cámara de Diputados sobre relaciones contractuales de comercio de México con empresas en Arizona, con el fin de analizar su posible rescisión.

Tales medidas, concluye el acuerdo unánime, expresan acciones conjuntas del Estado mexicano en repudio a la Ley SB 1070 promovida en Arizona, en solidaridad total con los connacionales, radicados y visitantes en dicho estado.

Y es que con dicha ley, que entrará en vigor en tres meses, la policía de Arizona podrá detener a cualquier persona que le resulte sospechosa y ser tratada como delincuente de no comprobar su estancia legal en Estados Unidos de América.

Detienen a 105

Agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos interceptaron y detuvieron a 105 inmigrantes indocumentados cuando caminaban por un área desértica del sur de Arizona.

La corporación dijo que los agentes vieron la noche del miércoles a los indocumentados que habían cruzado la frontera.

Lo que cuentan los números

Aunque una idea extendida es que los inmigrantes tienen un costo fiscal fuerte en Arizona, y en Estados Unidos en general, diversos estudios demuestran que éste no es el caso.

830,900 son los habitantes de Arizona que nacieron en otro país, en 1990 eran apenas 268,700; esto implica un crecimiento de 300 por ciento.

619,800 son los inmigrantes en Arizona que no son ciudadanos, el número en 1990 era de 163,300, un crecimiento de 280 por ciento.

US2,400 millones recaudó ese estado en impuestos de inmigrantes, 860 millones por parte de naturalizados y 1,500 millones por parte de quienes no son ciudadanos.

US940 millones es el saldo fiscal positivo en Arizona por inmigración, después de restar los costos en educación, salud y seguridad, que suman US1,400 millones.

US44,000 millones en producción económica son atribuibles a los inmigrantes en Arizona, US29,000 millones de ellos por parte de los que no son ciudadanos.

28,000 empleos son generados en ese estado fronterizo gracias al consumo de US4,400 millones en los hogares de inmigrantes que no se han naturalizado.

59% de quienes trabajan en el sector agrícola en Arizona, 46% en el sector textil, 35% en construcción y 22% en servicios es inmigrante.

US37,000 millones generan a nivel nacional en Estados Unidos los inmigrantes, esto equivale a 42% del tamaño de la economía mexicana.

US7,000 millones pagan al año los inmigrantes en el vecino del norte en impuestos asociados con seguridad social, aunque no son beneficiarios de estas transferencias.

US1,800 es el excedente anual que paga en promedio un inmigrante una vez restado el valor de los servicios públicos que recibe.

[email protected]