El parlamento de Dinamarca aprobó una ley que le permite a la policía incautar bienes valorados en más de 1,500 dólares a solicitantes de asilo, con el fin de ayudar a cubrir los gastos de alojamiento y alimentación durante el tiempo que duren sus procesos.

La propuesta fue aprobada tras recibir el apoyo del opositor partido socialdemócrata y de la formación antiinmigración, Partido del Pueblo Danés, los dos más votados del país.

La propuesta inicial recibió varias enmiendas, incluido el aumento del valor de los objetos que los solicitantes de asilo pueden conservar: desde 3,000 coronas a 10,000 coronas (1,500 dólares). Esto estaría en línea con las normas del Estado de Bienestar para los daneses, que deben deshacerse de sus propiedades de más de 10,000 coronas para poder recibir beneficios sociales.

Dinamarca recibió 20,000 solicitantes de asilo el año pasado, mientras que a su vecina Alemania llegaron 1.1 millones.