Sao Paulo.- La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se reunió hoy con familiares de las 232 víctimas que dejó el incendio esta madrugada de una discoteca de la ciudad de Santa María, según un saldo final proporcionado por los bomberos.

Rousseff, quien canceló su participación en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac)-Unión Europea y en la reunión de mandatarios de la Celac, en Chile, visitó a los familiares de las víctimas en el Centro Municipal de Deportes.

Antes, poco después de su arribo desde la capital chilena, la gobernante visitó a algunos de los cerca de 200 heridos que fueron internados en el hospital Caridad de esa ciudad del estado de Río Grande Do Soul.

La jefa de Estado, muy emocionada, se negó a hablar con la prensa.

El Departamento de Bomberos de Santa María, ciudad ubicada a unos 300 kilómetros de Porto Alegre, la capital del estado, cifró finalmente en 232 el número de víctimas fatales, 120 hombres y 112 mujeres, según precisó.

El prefecto (alcalde) de Santa María, Cezar Schirmer, decretó luto oficial durante 30 días en la ciudad en homenaje a los estudiantes universitarios muertos en el incendio de la discoteca Kiss.

LGL