La aprobación al gobierno de la presidenta brasileña Dilma Rousseff subió a 40% en diciembre pasado, luego del 38% registrado en septiembre, según el primer sondeo tras ganar la reelección en octubre.

La encuesta del instituto Ibope, realizada entre el 5 y 8 de diciembre con una muestra de dos mil dos personas, indicó que un 40% considera buena la gestión de Rousseff, por 32% que la tildan de regular y 27% mala .

Con un margen de error de dos puntos, l a encuesta refleja que el escándalo de corrupción en Petrobras por el supuesto desvío de millones de dólares para partidos políticos, entre ellos el gobernante Partido de los Trabajadores (PT), no está suponiendo un gran coste para la imagen de la presidenta.