Caracas. La dictadura venezolana aseguró que “pretendieron realizar una invasión por vía marítima, un grupo de mercenarios terroristas, procedentes de Colombia, con la finalidad de cometer actos terroristas en el país”, que incluían “asesinatos a líderes del gobierno revolucionario”, informó el ministro de Interior, Néstor Reverol.

La operación “en las playas de Macuto” dejó hasta ahora un “saldo lamentable de ocho personas fallecidas y dos detenidos”, informó de su lado el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente oficialista, que rige al país con poderes absolutos.

Reverol indicó que el hecho, registrado en las costas del estado La Guaira, vecino de Caracas, buscaba “incrementar el espiral de violencia, generar caos y confusión (...) Y con ello, derivar un nuevo intento de golpe de Estado”

“La operación continúa (...) Se está haciendo un rastreo minucioso por tierra, mar y aire”, destacó Reverol, quien detalló que se incautó una lancha rápida usada en la incursión, 10 fusiles y dos “ametralladoras robadas del Palacio Federal Legislativo en abril del 2019”.

Mercenarios y terroristas

Cabello informó que “una de las personas fallecidas es el mercenario terrorista apodado Pantera (Roberto Colina)”, vinculado con el general retirado Clíver Alcalá Cordones, inculpado en marzo por Estados Unidos de narcoterrorismo junto a Maduro, con quien rompió en el 2013, apoyando más tarde al líder opositor Juan Guaidó.

El gobierno de Maduro acusó a Alcalá Cordones de intentar introducir al país un “arsenal de armas” incautado en Colombia el 24 de marzo, con la presunta participación de Guaidó, quien negó los señalamientos.

Cabello indicó que no se descarta que la nueva acción buscara “reivindicar” la fallida insurrección militar del 30 de abril del 2019 con el apoyo de Guaidó, reconocido mandatario interino por 56 países.

Por si fuera poco, Venezuela vive una dura escasez de gasolina.