Brasilia.- El ex director de marketing del Banco do Brasil, el mayor banco público del país, Henrique Pizzolato, condenado en un histórico juicio por corrupción política junto a allegados al ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva, fue detenido en Italia, informó el miércoles la policía brasileña.

" Podemos confirmar que él (Pizzolato) fue detenido en Italia", informó un portavoz de la Policía Federal a la AFP. En tanto, el gobierno brasileño confirmó que pedirá su extradición.

A pedido de Brasil, Interpol había incluido en su lista de búsqueda a Pizzolato, condenado a más de 12 años de cárcel por lavado de dinero y corrupción en el marco del caso conocido como "mensalao" (supersalario) y quien había huido a Italia en noviembre.

Según la prensa, Henrique Pizzolato, que posee las nacionalidades italiana y brasileña, usó un pasaporte italiano que no le pertenecía.

De acuerdo con el portal de internet del diario Folha de Sao Paulo, los papeles pertenecían a un hermano del prófugo que murió en un accidente de tránsito. El canal Globonews mostró una imagen de ese pasaporte.

Fue detenido en la casa de un sobrino en la ciudad de Maranello, y luego llevado a Modena. "Aquí estaba utilizando un documento falso. Entró en Europa con el pasaporte de su hermano", dijo a Folha el comandante de policía italiana Carlo Carrozzo.

Pizzolato se habría fugado de Brasil a través de territorio argentino, desde donde habría volado a Madrid, para luego desembarcar en Italia. En la época fue muy cuestionado cómo había viajado Pizzolato, ya que su pasaporte le había sido requisado por la justicia durante el juicio.

PEDIRÁN EXTRADICIÓN

El ex director del BB había sido condenado a 12 años y siete meses de prisión en el marco del juicio que abordó la creación de una contabilidad paralela y el pago de sobornos a legisladores a cambio de votos, por parte del oficialista Partido de los Trabajadores (PT, izquierda, en el poder), al inicio del primer mandato de Luiz Inacio Lula da Silva, entre 2003 y 2005.

La policía descubrió que Pizzolato se había fugado cuando fue decretada su prisión. Entonces se hizo pública una carta a su abogado en la que el ex director bancario declaraba que pretendía "solicitar un nuevo juicio en Italia, ante un tribunal no sometido al dictado de los medios de comunicación".

Sobre el caso, el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, dijo el miércoles que el gobierno hará las gestiones necesarias para obtener la extradición.

"Es nuestro deber, así lo haremos. Una vez que hay mandato de prisión, comunicaremos al tribunal supremo y tomaremos todas las medidas necesarias" para la extradición, comentó el ministro a periodistas.

Entre los condenados en el juicio junto a Pizzolato, figuran el ex ministro jefe de gabinete de Lula, José Dirceu, el ex presidente del PT José Genoino y el ex tesorero del Partido, Delubio Soares, quienes se entregaron a la policía en noviembre, luego de que la justicia dispusiera su detención.

Todos ellos fueron además condenados al pago de multas. Una campaña por internet permitió que Genoino y Soares recaudaran 1.7 millones de reales (unos 700,000 dólares). Un juez de la Corte Suprema ha pedido investigar el origen de esos fondos.

Genoino, que cumple la sentencia de 6 años y once meses en su domicilio, ha tenido algunos ingresos al hospital para ser examinado por una dolencia cardiaca que padece.

mac