El primer ministro francés, Manuel Valls, anunció este jueves la detención de siete personas sospechosas de haber participado o ayudado a los autores del atentado contra una revista satírica que dejó un saldo de 12 muertos.

En una entrevista con la radiodifusora privada RTL, Valls reconoció que varias personas fueron detenidas durante la noche pasada vinculadas presuntamente al atentado contra el semanario satírico Charlie Hebdo.

Fuentes judiciales precisaron a medios franceses que se trataría de siete hombres y mujeres del entorno de los dos principales sospechosos de ser los autores del atentado, dos hermanos franco-argelinos.

Las detenciones habrían sido practicadas en el área de Seine Saint-Denis, afueras de París, la ciudad de Reims y Charleville Mézières, norte de Francia.

La prioridad es detener a los terroristas que realizaron esos atentados abominables. Hay que dejar a la policía y a los investigadores realizar su trabajo , señaló el jefe de gobierno.

Valls reconoció que los servicios de policía conocían y seguían a los dos sospechosos de haber cometido el atentado, los hermanos Said Kouachi y Chérif Kouachi, franceses de origen argelino, nacidos en París, de 32 y 34 años respectivamente.

En la madrugada la policía francesa difundió sus fotografías y un número de teléfono en el que los ciudadanos pueden facilitar información sobre los sospechosos.

Un documento de identidad de uno de los presuntos terroristas fue descubierto en el auto en el que los autores del atentado huyeron luego de cometer el ataque.

Durante la noche pasada se entregó a la policía en Charleville Mézières, un presunto cómplice de los hermanos Kouachi, un joven de 18 años.

erp