Caracas. El presidente del Parlamento de Venezuela, de mayoría opositora, Juan Guaidó, fue detenido el domingo durante casi una hora por el servicio de inteligencia, episodio del que el gobierno de Nicolás Maduro se desmarcó, asegurando que fue una acción “unilateral” de los agentes.

Aclamado por cientos de seguidores, Guaidó llegó, apenas fue liberado, a Caraballeda, estado Vargas, a 40 km de Caracas, para presidir un cabildo abierto que reunió a centenares de opositores. “¡Hermanos aquí estoy!”, dijo al dirigir un discurso desde una tarima.

“Un mensaje a Miraflores (Palacio Presidencial): el juego cambió, el pueblo está en la calle, aquí están los símbolos de la presión, de la resistencia, de la fuerza. Si querían enviar un mensaje para que nos escondiéramos, aquí está la respuesta del pueblo. ¡Aquí estamos!”, sentenció el presidente de la Asamblea Nacional.

Poco después el gobierno se desvinculó del hecho. “Nos enteramos de que se había dado una situación donde un grupo de funcionarios actuando de manera unilateral realizaron un procedimiento irregular”, declaró el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, hemano de Delcy Rodríguez.

Según el funcionario, eso sirvió para un “show mediático”, y agregó que los agentes del servicio de inteligencia (Sebin) que participaron fueron “destituidos y sometidos a un procedimiento disciplinario más estricto para establecer si se prestaron para este tipo de situaciones”.

“Entonces Maduro ya no controla las fuerzas armadas, porque se rompió la cadena de mando (...) ¿quién comanda hoy el régimen? Si ya reconocen que no controlan los organismos de seguridad del Estado, tienen un problema muy grave en Miraflores”, respondió el jefe legislativo.

Guaidó, un ingeniero de 35 años, fue detenido cuando viajaba por la autopista entre Caracas y La Guaira (Vargas) al ser interceptado por dos camionetas con agentes del Sebin, encapuchados y con armas largas.

“Me pude zafar del secuestro porque hay gente que cree en Venezuela. Trataron de ponerme las esposas, no lo permití porque soy el presidente de un poder legítimo”, expresó.

Condena internacional

Con la excepción de México, el Grupo de Lima condenó la detención y expresó en un comunicado su “más contundente rechazo a cualquier acción que afecte la integridad física” de los diputados y “el pleno ejercicio” de las competencias del Parlamento.

Luis Almagro (OEA) manifestó en Twitter su “condena y rechazo absolutos”. También lo hizo Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos.

Coacción a CNN y Caracol Radio

Caracas. El servicio de inteligencia de Venezuela (Sebin) retuvo este domingo por más de una hora a dos corresponsales de cadenas internacionales que cubrían la detención del presidente del Parlamento, de mayoría opositora, Juan Guaidó, denunció el sindicato de prensa.

“La corresponsal de @NoticiasCaracol Beatriz Adrián (@Beadrian) y la de @CNNVenezuela Osmary Hernández (@osmarycnn) fueron detenidas por el Sebin, cuando reportaban la captura de Juan Guaidó, presidente de la @AsambleaVE en Plaza Venezuela #13Ene”, informó la ONG Espacio Público.

Más de una hora después ambas fueron liberadas. “Liberadas las reporteras Beatriz Adrián y Osmary Hernández. Funcionarios del Sebin las detuvieron y mantuvieron en su sede de Plaza Venezuela hasta verificar su documentación”, confirmó en Twitter el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa de Venezuela.

Las reporteras, según el sindicato, “fueron registradas, les quitaron sus pertenencias y fueron requisadas por funcionarias mujeres” además de ser “grabadas y fotografiadas en todo momento desde que inició la detención”.

La ONG Espacio Público denunció que en el 2018 al menos ocho periodistas extranjeros fueron detenidos o expulsados del país; mientras que en el 2017 10 corresponsales “fueron detenidos mientras realizaban coberturas, en particular sobre temas asociados a la corrupción, la escasez de alimentos o manifestaciones opositoras”.

¿Quién es el presidente legítimo?

Montevideo. En las últimas horas se desató un nuevo debate en Venezuela con respecto a quién corresponde la presidencia del país.

La oposición venezolana se movilizará el próximo 23 de enero para presionar por un gobierno de transición que llame a elecciones presidenciales, desconociendo así la juramentación de Maduro para un nuevo mandato. La fecha es emblemática, pues ese día, en 1958, cayó la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez.

Al convocar la movilización el pasado viernes, Juan Guaidó, presidente del Parlamento de mayoría opositora, se mostró dispuesto a llenar el vacío de poder que, a su juicio, hay en Venezuela, ante un gobierno que no es reconocido por la mayoría del país ni por gran parte de la comunidad internacional.

La ministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, amenazó con encarcelarlo (algo que iba a suceder cuando la policía política lo detuvo durante una hora), mientras que Maduro atribuyó sus declaraciones a un juego de muchachitos que tomaron el control del Congreso para desestabilizarlo.

Según Guaidó, luego de que el Legislativo declarara a Maduro como usurpador, la Constitución lo legitima para asumir el poder mientras se convoca a elecciones.

“¿Es suficiente apegarnos a la Constitución en (una) dictadura? No. Deben ser el pueblo de Venezuela, la fuerza armada y la comunidad internacional las que nos lleven a asumir”, expresó Guaidó ante un millar de asistentes a un cabildo abierto en Caracas.

¿En qué se basa Guaidó?

Al no reconocer las últimas elecciones nacionales, por considerarlas ilegítimas, Guaidó se basa en los artículos 233, 333 y 350 de la Constitución, que señalan que ante el vacío de poder quien debe asumir la presidencia hasta que se concreten nuevas elecciones es el presidente de la Asamblea Nacional.

Todo parece indicar que la pugna entre Maduro y la oposición se ha reactivado.