Buenos Aires.- El presidente de Argentina, Mauricio Macri, fue beneficiado este martes por un fallo judicial que lo desvincula en una grave causa judicial que investiga el espionaje ilegal a políticos, líderes sociales, empresarios e incluso a familiares.

El juez federal Sebastián Casanello dio a conocer este martes un fallo en el que considera que no hubo pruebas directas de que Macri haya participado en la asociación ilícita que integraron funcionarios de su gobierno en la ciudad de Buenos Aires.

NOTICIA: Macri interviene ente de medios del kirchnerismo

Macri se convirtió el pasado 10 de diciembre en el primer presidente de la historia argentina en asumir procesado, pero días antes de la toma de posesión, pidió nuevamente a Casanello que lo desligara de la causa.

En el fallo, que fue favorable para el presidente, el juez explicó que para que alguien pueda defenderse es imprescindible que exista algo de qué defenderse , pero no hubo pruebas para adjudicarle al presidente participación en una asociación ilícita dedicada al espionaje clandestino.

Una cosa es asignar responsabilidad política o de gobierno por haber tomado decisiones que pueden ser criticadas o censuradas y otra muy distinta, atribuir responsabilidad penal por haber participado de actividades delictivas", consideró.

NOTICIA: Macri anuncia más ayuda social tras devaluación

El caso comenzó en 2009, cuando Sergio Burstein, un líder de la comunidad judía, denunció que estaba siendo espiado telefónicamente por la Policía Metropolitana de Buenos Aires.

La justicia comprobó el espionaje, pero el escándalo aumentó cuando se descubrió que también habían sido espiados empresarios, diputados de oposición y, lo más sorprendente, el cuñado del entonces jefe de Gobierno, Daniel Leonardo, un hombre casado con su hermana Sandra Macri.

A lo largo de la investigación se comprobó que el espía encargado de las operaciones era Ciro James, quien figuraba como empleado del ministerio de Educación del gobierno de Buenos Aires.

La verdad era que James trabajaba a las órdenes de Jorge Fino Palacios, entonces jefe de la Policía Metropolitana que recién había creado Macri, quien tuvo que enfrentar una grave crisis política.

NOTICIA: Ordenan allanar al regulador de medios argentino

Palacios dejó el cargo acosado por las denuncias de espionaje y por haber entorpecido la investigación del peor ataque terrorista de la historia argentina, ocurrido en un centro comunitario judío en julio de 1994 y que mató a 85 personas.

Macri defendió siempre a Palacios, pero finalmente el ex comisario se convirtió en uno de los principales acusados en los juicios por encubrimiento del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y por el espionaje ilícito.

En su lugar, el jefe de Gobierno designó a Osvaldo Chamorro, quien duró poco en el cargo porque también quedó involucrado en la red de espionaje.

Luego de negar durante meses las acusaciones en contra de sus funcionarios, Macri tuvo que ceder ante las evidencias, aunque sólo se limitó a reconocer que había cometido un error al seleccionarlos.

También, al igual que lo hace la mayoría de los políticos argentinos que terminan envueltos en problemas judiciales, Macri aseguró durante estos seis años que era un caso armado por el gobierno kirchnerista para afectar sus aspiraciones políticas.

En 2010, el juez Norberto Oyarbide procesó a Macri, a Palacios y al ex ministro de Educación, Mariano Narodowsky, y les imputó el delito de partícipes necesarios de una asociación ilícita que funcionó para realizar escuchas ilegales.

Cada nuevo dato involucraba más a Macri, ya que se descubrió que el espionaje había sido ordenado por dos jueces de Misiones, una provincia del norte argentino en donde el jefe de Gobierno tiene fuertes relaciones con el poder desde que era sólo un millonario empresario.

El jefe de Gobierno quedó acusado formalmente de violación de secretos, abuso de autoridad y falsificación de documentos públicos, aunque el año pasado el juez Casanello sorprendió al enviar a juicio oral a James, Nadorowsky y Palacios, pero no a Macri.

Sin embargo, advirtió que Macri debería seguir procesado para evaluar más pruebas antes de definir si lo enviaba a juicio, lo que, después de la resolución de este martes, queda prácticamente descartado.

mac