Washington. Senadores demócratas y republicanos reconocieron hoy el liderazgo del presidente Felipe Calderón en la lucha anticrimen e indicaron que existe respaldo bipartidista para continuar apoyando al país a través de iniciativas como Mérida.

"Fue un intercambio muy positivo, fueron varios comentarios de miembros del Senado en reconocimiento de lo que México está haciendo y lo que el presidente Calderón está haciendo", dijo el senador demócrata Robert Menéndez al término de un encuentro con el mandatario.

Menéndez, miembro del liderazgo demócrata en el Senado, señaló que la conversación fue más allá de temas de seguridad y también abarcó aspectos del desarrollo económico.

"Creo que fue muy positivo no concentrar nuestras conversaciones sobre simplemente narcotráfico. Es un tema muy importante pero hay una agenda más amplia que eso", dijo tras un almuerzo organizado por el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid.

En relación con el futuro de la Iniciativa Mérida, Menéndez dijo que percibe un reconocimiento bipartidista "no sólo de la importancia de esta relación, sino de continuar esta lucha común" contra la criminalidad.

Richard Lugar, el republicano de más alto rango del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y quien también asistió al encuentro, destacó que el presidente Calderón fue un muy franco al describir la situación económica y de seguridad en México.

"El presidente es un líder impresionante. Creo que las relaciones con Estados Unidos han sido muy fuertes porque es un líder sincero, habla con la verdad, tal como él la percibe, así que tuvimos la oportunidad de tener una conversación muy sincera y honesta", dijo.

Lugar añadió que el tema de seguridad abarcó buena parte del encuentro. "El presidente (Calderón) siente que México es seguro, pero hablamos bastante del hecho de que tanto Estados Unidos y México se sienten amenazados por los cárteles, como también los ciudadanos de Honduras y Guatemala", abundó.

Dianne Feinstein, demócrata por California, señaló que se discutió sobre la transformación de los cárteles mexicanos en grupos de crimen organizado. 'Es una gran batalla, y es una batalla importante que hay que pelear', señaló la senadora.

Al almuerzo de unos 45 minutos de duración asistió también el líder de la minoría republicana del Senado, Mitch McConnell. El senador John McCain llegó brevemente para saludar en forma personal al presidente Calderón.

apr