Beirut. El temor de una guerra inminente se alivió en el Medio Oriente luego de una avalancha de tuits y declaraciones de líderes mundiales sobre la prioridad de la búsqueda de soluciones pacíficas.

Las amenazas en voz de Trump en contra de Siria fueron más tenues respecto a las que lanzó desde el fin de semana en represalia al ataque con armamento químico ocurrido en la ciudad de Douma la semana pasada.

En Moscú, el Kremlin trató de calmar los temores que podría representar un conflicto con Estados Unidos.

“Descarto un escenario en el que Estados Unidos ataque instalaciones militares sirias donde se encuentran militares rusos”, dijo el vicepresidente de la Academia de Ciencias Militares, Sergei Modestov, en la edición del jueves del periódico gubernamental Rossiyskaya Gazeta.

Francia levanta la mano

Francia tiene pruebas de que el gobierno sirio lanzó ataques con gas cloro y ha cruzado una línea que podría impulsar a París a lanzar ataques aéreos, dijo el presidente Emmanuel Macron.

Macron no especificó si Francia planea actuar militarmente contra el gobierno del presidente sirio Bashar al Asad. Dijo que ha estado hablando esta semana con el presidente estadounidense Donald Trump acerca de cuál sería la respuesta más efectiva.

Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña han estado en consultas sobre un posible ataque militar.

En declaraciones a la televisora TF1, Macron dijo que Francia no tolerará “regímenes que creen que todo se vale”.

Anteriormente dijo que cualquier acción francesa tendría como blanco las capacidades de Siria para usar armas químicas.

Carter lanza petición

Orgulloso de sus gestiones de paz, el expresidente estadounidense Jimmy Carter le advirtió a Trump que debe abstenerse de actuar militarmente en Siria y en cualquier otra conflagración, y evitar a toda costa un ataque nuclear. “Rezo para que él mantenga en paz a nuestro país y no exagere ni exacerbe los desafíos que provienen de Corea del Norte, en Rusia o en Siria”, dijo Carter en una entrevista.

En la mañana, Trump reviró respeto a lo que había escrito el día anterior: “Yo nunca dije cuándo ocurriría un ataque a Siria. Muy pronto o no tan pronto”, escribió en Twitter.