Miami. A pocos días de las elecciones en Estados Unidos, la desinformación prolifera entre los votantes hispanos de Florida, que son vulnerables a narrativas de posibles fraudes como ocurre en algunos de sus países.

La influencer Liliana Rodríguez Morillo es un ejemplo. Hija del cantante José Luis “El Puma” Rodríguez y devota de Donald Trump, esta venezolana en Miami reprodujo en su Instagram una fotografía de licencias de conducir falsas, que fueron confiscadas a principios de año en Chicago. “Todas registradas para votar demócrata!”, escribió a sus 485,000 seguidores. “Abrá [sic] fraude el 3 de noviembre? O nos hacemos los tontos? A votar en persona!”.

La verificadora de hechos, PolitiFact, desmintieron la aseveración de que las cerca de 20,000 licencias de conducir -que sí fueron confiscadas- se vincularan a los demócratas o al fraude electoral.

Lizette Escobedo, directora de compromiso cívico de NALEO Educational Fund, una ONG no partidista que promueve la participación política de los latinos en Estados Unidos, dice que la desconfianza del sistema electoral es común entre los hispanos de Florida de ambas tendencias.

En otro episodio en septiembre, el diario local El Nuevo Herald debió sacar de circulación un semanario inserto dirigido a los cubanos de Florida luego de que un lector protestara por su contenido antisemita y racista.

Un columnista cubano había escrito en el semanario Libre que las protestas policiales eran una “putería racial” y que los judíos estadounidenses eran “cobardes” por apoyar el movimiento afroestadounidense. En una columna dijo que los judíos: “no me gustan nada”.

Otro columnista cubano, habló de los homosexuales en términos despectivos y denunciaba un supuesto “lobby gay” respaldado por el comunismo internacional.

La Radio Caracol 1260 de Miami también tuvo que disculparse en agosto luego de que la senadora estatal Annette Tadeo llamara la atención en Twitter sobre un segmento pagado en el que el locutor había vaticinado “una dictadura de judíos y negros” si Biden ganaba la presidencia.