Beirut. Jordania le concedió asilo político a un piloto de combate sirio que desertó ayer después de volar su avión a través de la frontera. Se trata del primer caso de deserción desde que arrancara el levantamiento en Siria hace 15 meses.

Samih al-Maaytah, ministro de información de Estado de Jordania, confirmó que un piloto de combate había aterrizado su avión caza MiG-21 en una base aérea de Jordania y pidió asilo político. Más tarde, una declaración del gobierno jordano expuso que la solicitud había sido concedida.

Decenas de miles de soldados han desertado del Ejército sirio en los últimos 15 meses y muchos se han unido a la rebelión armada contra el régimen del presidente Bashar al-Assad, pero ésta es la primera vez que involucra a un avión de combate.

La deserción se produjo horas después de que el embajador estadounidense, Robert Ford, publicara una declaración en la página de Facebook­ de la Embajada de EU en Damasco, en la cual llamaba a los miembros de las Fuerzas Armadas de Siria a abandonar sus puestos y unirse a la oposición, así como advirtió a aquellos que no lo hicieran, que podrían enfrentarse a un juicio internacional por delitos de guerra si el régimen cae.

Los miembros del Ejército sirio deberían reconsiderar su apoyo a un régimen que está perdiendo la batalla. Los oficiales y soldados del Ejército sirio tienen que tomar una decisión. ¿Quieren exponerse a un proceso penal por apoyar la barbarie del régimen de Al-Assad contra el pueblo sirio o quieren ayudarnos asegurar el papel de los militares profesionales en una sociedad siria democrática (...)? , escribió Ford.

No está claro si la defección de este piloto solitario significa algo más que un caso individual de descontento con el manejo del gobierno de la crisis, que comenzó como una revuelta pacífica, pero que en los últimos meses se ha convertido en un conflicto entre el Ejército y los rebeldes que luchan bajo el nombre del Ejército Libre de Siria.