Un tercio de la población de Ecuador, de 17.5 millones de habitantes, empieza este lunes a reactivar sus actividades en forma gradual tras el confinamiento total declarado en marzo por la pandemia de Covid-19, anunció la ministra de Gobierno (Interior), María Paula Romo.

"Formalmente, más de seis millones y medio de personas están en cantones en donde la economía se reactiva gradualmente", publicó Romo en su cuenta de Twitter. 

Ecuador es de los países más azotados en Latinoamérica por el nuevo coronavirus, con más de 36,700 casos, incluidos 3,100 muertos. Las autoridades también reportan unos 1,900 fallecidos probables por el virus. 

Romo agregó que "empezamos la última semana de mayo con 38 cantones en amarillo y 1 en verde".

El gobierno aplica desde mediados de abril un semáforo para diferenciar el peligro en las distintas zonas del país y dejó en manos de los alcaldes la decisión de ir hacia el desconfinamiento para reactivar la economía, muy golpeada por la pandemia.

Los 221 cantones de la nación arrancaron en rojo, manteniéndose las medidas restrictivas desde hace 70 días como toque de queda de 15 horas así como la suspensión del trabajo presencial y de las clases para evitar la propagación del virus.

Desde el 12 de mayo, tres cantones pasaron al amarillo, fase en la que el toque de queda es de ocho horas y se restablece la consulta externa en hospitales, el transporte urbano, el trabajo presencial con un 50% del personal y actividades comerciales.

Guayaquil (suroeste), catalogado como el epicentro del coronavirus en el país con 9,600 casos detectados, se encuentra en color amarillo hace una semana.

La capital Quito y varias de las principales ciudades de Ecuador se mantienen en rojo dentro del estado de excepción decretado por el Ejecutivo hace dos meses, que se extenderá hasta mediados de junio. 

El cabildo amazónico de Aguarico (sureste), provincia de Orellana, limítrofe con Perú, donde se contabilizan apenas tres infectados, es el único en color verde, situación donde se permite el trabajo presencial con un 70% del personal, el toque de queda de cinco horas al día y también el transporte intercantonal.

Desde que el 29 de febrero se detectó el primer caso de Covid-19 en el país, Ecuador ha perdido unos 8,000 millones de dólares por la caída de exportaciones y recaudación de impuestos debido a la paralización de actividades para promover el confinamiento, según el Ejecutivo.