Aproximadamente cuatro de cada 10 votantes avalan las propuestas económicas ofrecidas por el presidente Obama y Mitt Romney favorablemente en una nueva encuesta de Washing­ton Post-ABC News, un agudo contraste con la amplia ventaja que tuvo Obama contra John McCain sobre el tema en la carrera presidencial del 2008.

En la última encuesta Post-ABC, 43% de los votantes expresó opiniones favorables sobre la agenda económica de Obama, mientras que 40% dice lo mismo de Romney.

Si se compara esa paridad relativa en los planes económicos a los 20 puntos de ventaja que tuvo Obama sobre McCain en un sondeo en la víspera de las elecciones del 2008, entonces se tendrá una clara idea del desafío que enfrenta Obama cuando tenga que ganar el argumento económico este otoño.

Al profundizar un poco más en los números, los dilemas económicos de Obama son aún más agudos. Entre los votantes independientes electoralmente críticos, cerca del triple tiene impresiones intensamente negativas del plan de Obama que aquellos con opiniones positivas. Sin embargo, la noticia no es muy buena para Romney tampoco; los independientes se expresan exactamente dos a uno en contra de su plan económico.

Aun así, estas cifras dejan claro que la que alguna vez fuera una gran ventaja de Obama en el tema de la economía se ha desvanecido considerablemente en medio de un crecimiento más lento de lo esperado.