Washington. “Veto”. Así reaccionó Donald Trump en Twitter tras conocer la derrota de su propuesta de declarar emergencia nacional en el Senado.

Fueron 12 senadores republicanos quienes se sumaron a la propuesta de los demócratas de no apoyar la declaración de emergencia; sin embargo, la votación: 59 contra, 41 a favor de echar abajo el deseo del presidente, no alcanzó las dos terceras partes del Senado que de haberse logrado, impediría el veto de Trump.

Llaman la atención dos aspectos: es la primera ocasión en la historia que el Senado no autoriza una declaración de emergencia, y segundo, no es nimia la cantidad de senadores republicanos que le dieron la espalda a Trump en el entorno de la construcción del muro fronterizo.

Durante semanas, Trump tematizó el debate del muro en términos de inmigración, argumentando que los senadores republicanos que apoyan la seguridad fronteriza deberían respaldarlo en la declaración de emergencia.

Ahora vemos que para 12 senadores de su partido, la constitucionalidad no puede estar subordinada a caprichos del presidente  ya que es el Congreso el poder que controla el financiamiento del Ejecutivo.

Equilibrio de poderes

“Es imperativo que el presidente honre el papel constitucional del Congreso”, dijo el senador republicano Rob Portman tras la votación. “Una declaración de emergencia nacional es una herramienta que debe usarse con precaución y moderación”.

Además de Portman, los otros 11 senadores del Partido Republicano que votaron a favor de la resolución de desaprobación fueron: Lamar Alexander, Roy Blunt, Mike Lee, Jerry Moran, Lisa Murkowski, Rand Paul, Mitt Romney, Marco Rubio, Patrick J. Toomey, Roger F. Wicker y Susan Collins.

Trump escribió en Twitter que un voto a favor de la resolución equivaldría a votar a favor de Nancy Pelosi y el crimen.