El Presidente Obama designó este lunes al general del Ejército, Martin Dempsey, como Presidente del Estado Mayor Militar, al tiempo que ascendió a otros dos líderes militares, completando así la reconfiguración de su equipo de seguridad nacional en preparación para su campaña de reelección.

Los nombramientos de Obama introducen un liderazgo totalmente nuevo en el Pentágono, en donde durante los primeros dos años y medio de su mandato, el Presidente había mantenido la mayor parte de los altos mandos de su antecesor, George W. Bush.

Dempsey, quien sirvió dos periodos como Comandante en Irak, no era la primera opción de Obama. Durante más de un año, el Presidente se había inclinado hacia el general de la Marina James Cartw­right que funge como vicepresidente del Estado Mayor y es uno de los asesores militares en quien más confía. Pero Obama informó a Cartwright que no obtendría el puesto, por la oposición del secretario de la Defensa, Robert Gates, y el jefe saliente del Estado Mayor, el almirante Mike Mullen.

Para llenar la vacante que deja Dempsey de General en Jefe del Ejército, Obama promovió a Ray Odierno, otro veterano de cuatro estrellas de la guerra de Irak. Nombró al almirante James Winnefeld, actual titular del Comando Norte, como Vicepresidente del Estado Mayor.

Los nombramientos deberán ser aprobados por el Senado. De ser así, Dempsey asumiría el liderazgo militar el 1 de octubre, cuando termina el periodo de Mullen.