La bancada demócrata en el Senado, respaldada por una serie de grupos de activistas progresistas, lanzó un bombardeo para derrotar a Brett Kavanaugh, el candidato del presidente Trump para juez de la Corte Suprema.

Durante una entrevista matutina en CBS News, el líder de los demócratas en el Senado, Charles Schumer, aseguró que con esta nominación, “(Trump) ha puesto en riesgo los derechos civiles, los derechos laborales, los medioambientales y los del colectivo LGTB”.

“Me opondré a este nominado con todo lo que tengo”, afirmó Schumer a MSNBC, advirtiendo que un tribunal más conservador incluyendo a Kavanaugh podría invalidar el histórico fallo de Roe vs Wade de 1973 que legaliza el aborto y acabar con las protecciones incluidas en el Obamacare.

Pero la feroz oposición demócrata por sí sola no será suficiente para descarrilar la confirmación de Kavanaugh. Los senadores demócratas no pueden bloquear su confirmación si ningún republicano vota en contra y los correligionarios de Trump tienen una mayoría de 51-49 en el Senado, lo que les deja poco margen de error.

La oposición está cortejando activamente a las senadoras republicanas Susan Collins, de Maine, y Lisa Murkowski, de Alaska, para debilitar el voto. Sin embargo, ambas senadoras enviaron hoy claras señales de que tomarán su tiempo para revisar su historial antes de decidir su eventual voto.

Schumer afirmó que su bancada escudriñará el historial de Kavanaugh, como los republicanos lo hicieron en el caso de la jueza Elena Kagan.