Washington. Enfurecido por las condiciones en los centros de detención de migrantes, un grupo influyente de demócratas está presionando a los líderes de la Cámara de Representantes para que actúen rápidamente para abordar la actual crisis humanitaria en la frontera con México.

El representante Joaquín Castro, demócrata de Texas, presidente del Caucus Hispano del Congreso, pidió este miércoles que el Congreso apruebe un nuevo proyecto de ley de gastos este mes, pues frustró que la legislación de emergencia de 4,600 millones de dólares que una Cámara dividida respaldó la semana pasada no incluyera estándares explícitos para el cuidado de los migrantes en custodia federal.

“Necesitamos aprovechar nuestro poder en la Cámara de Representantes (...) Cualquier nueva legislación fronteriza necesita sacar a las personas del sistema más rápido, elevar los estándares de atención y, a largo plazo, invertir en Centroamérica para que haya menos personas desesperadas para intentar hacer el viaje”, declaró Castro en una entrevista con The Washington Post.

Castro se unió a más de una docena de legisladores en visitas a tres instalaciones esta semana en el área de El Paso, incluida la estación de la Patrulla Fronteriza en Clint, Texas, que fue objeto de informes recientes de grave hacinamiento y privación de niños migrantes retenidos ahí el mes pasado.

Los legisladores expresaron su preocupación por las instalaciones de la Patrulla Fronteriza, porque no están equipadas para la detención a largo plazo de los migrantes.

Esta crisis plantea un desafío continuo para la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y otros líderes de la Cámara de Representantes cuando intentan organizar una respuesta efectiva. El proyecto de ley de emergencia proporciona recursos hasta el 30 de septiembre, pero Castro y otros quieren que los líderes se muevan lo antes posible en la próxima ronda de financiamiento de la frontera.

Trump felicita a México

En un su cuenta de Twitter, Trump defendió a la Patrulla Fronteriza, culpó a los demócratas y enfatizó que los centros de detención ofrecen una mejor vida para los migrantes. Además, escribió: “Si los inmigrantes ilegales no están satisfechos con las condiciones en los centros de detención construidos o reacondicionados rápidamente, sólo díganles que no vengan”.

Asimismo, en otro tuit opinó: “México está haciendo un trabajo mucho mejor que los demócratas en la frontera. Gracias México”.

Trump ha enmarcado las deportaciones como una forma de forzar al Congreso a una negociación más amplia sobre los cambios en las políticas de inmigración, en particular la forma en que el gobierno federal maneja a los inmigrantes que buscan asilo.