Washington. Unos 21 senadores demócratas unieron sus voces para pedir la renuncia de su colega Al Franken, tras las acusaciones por acoso sexual, lo que motivó que el senador por el estado de Minnesota.

La campaña contra Franken, uno de los senadores más progresistas en la Cámara Alta de Estados Unidos, sigue a una iniciativa similar que forzó la decisión del representante demócrata por Georgia, John Conyers, de no buscar una nueva reelección tras ser acusado de hostigamiento sexual.

“Basta. Necesitamos pintar una raya en la arena y decir que nada de esto es apropiado, que nada de esto es aceptable”, dijo en rueda de prensa la senadora demócrata de Nueva York, Kirsten Gillibrand.

“Como líderes electos deberíamos absolutamente ser sujetos a un estándar más alto, no a un estándar más bajo y deberíamos fundamentalmente estar valorando a las mujeres. Hacia allí debe ir este debate”, señaló.

Franken fue acusado por la conductora Leenan Tweeden de que la manoseó mientras estaba dormida durante un viaje de apoyo a las tropas y de que la besó sin su consentimiento en el 2006. Otras mujeres se sumaron a las acusaciones.

Aunque el senador, quien fue un popular comediante antes de dedicarse al mundo de la política, refutó inicialmente las acusaciones, la conductora hizo pública una fotografía donde Franken le toca los senos mientras ella duerme durante un viaje en un avión militar.

Aunque Franken es el centro de atención del momento, el escándalo por acoso sexual empezó a golpear políticamente por igual a políticos republicanos y demócratas, y amenaza con convertirse en un factor de incógnita hacia las elecciones legislativas de medio mandato del 2018.

Las acusaciones alcanzaron además las legislaturas estatales y generaron la percepción de que se trata apenas de la punta de un iceberg de dimensiones desconocidas conforme el país se alista para las campañas legislativas de medio mandato en noviembre próximo.

En California, el Comité de Reglas aprobó despojar al senador estatal, el demócrata Tony Mendoza de su posición como presidente del Comité de Banca y del Comité de Instituciones Financieras, luego que tres mujeres lo acusaron de asedio sexual, incluida una colaboradora de 23 años de edad.

también republicanos

El caso de Roy Moore, el candidato republicano al Senado federal por el estado de Alabama, tiene el mayor potencial de impactar la configuración de la Cámara Alta, toda vez que los republicanos cuentan con una ventaja de sólo dos escaños, más el voto del presidente del Senado, el vicepresidente de Estados Unidos.

Aunque Trump hizo campaña a favor del rival de Moore en las elecciones primeras de Alabama, endosó a Moore, a pesar de que fue acusado de un encuentro sexual con una menor de edad, de 14 años, cuando él tenía 32 años de edad.

Varios medios —incluidos The Washington Post y AP— aseguran que el comité que gestiona el Partido Republicano apoyará económicamente de nuevo al controversial candidato, a quien había retirado el apoyo a mediados de noviembre.

La elección es el martes 12 de diciembre. Moore lideró el sábado un sondeo de ABC News, con 49% de la intención de voto contra 43% del demócrata Dough Jones, según datos de la agencia AFP. Otro reporte del Post daba una mucho más ajustada ventaja de 50% versus 47 por ciento.