Un niño muerto y unas 5,000 personas afectadas dejan desbordamientos de ríos provocados por las fuertes lluvias que azotaron en los últimos días la región oeste de Panamá, informó este lunes el organismo de defensa civil.

Las principales inundaciones ocurrieron en la provincia de Bocas del Toro, en el Caribe, donde el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) decretó alerta verde el fin de semana.

El niño, de nueve años, murió ahogado "tras ser arrastrado por una cabeza de agua", de acuerdo con el Sinaproc.

Unas 5,000 personas resultaron afectadas y 1,500 de ellas debieron ser llevadas a albergues, agregó.

Varias comunidades de la zona fronteriza entre Panamá y Costa Rica quedaron incomunicadas por el desbordamiento de los ríos Sixaola, Changuinola y Teribe, según el reporte.

Las inundaciones causaron grandes pérdidas entre los productores de plátanos, en el sector fronterizo con Costa Rica, la suspensión del suministro de agua potable en Changuinola, capital de Bocas del Toro; y en la provincia de Los Santos se reportan daños en medio centenar de viviendas.

Según el Sinaproc, la ayuda humanitaria ya ha comenzado a llegar a las zonas afectadas.

RDS