Seis personas murieron y 31 resultaron heridas el sábado en Bangkok en los enfrentamientos entre manifestantes antigubernamentales y militares, indicaron fuente de los servicios de urgencia de la capital tailandesa.

Gobierno no cederá ante protestas

El primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, afirmó el sábado que el gobierno no puede ceder ante los manifestantes que bloquean un barrio de Bangkok, a pesar de los violentos enfrentamientos que dejaron 22 muertos y más de 170 heridos desde el jueves.

"No podemos ceder y permitir que quienes violan la ley y proveen de armas a los militantes enfrenten al gobierno", declaró Abhisit en un discurso difundido por televisión.

Afirmó que en consecuencia el ejército continuará con la operación comenzada el jueves con el objetivo de "asfixiar" y aislar a los miles de manifestantes que ocupan un barrio de la zona comercial de la capital. Las autoridades cortaron así el suministro de electricidad y agua a la zona, así como el abastecimiento de víveres.

Esas medidas "son las más adecuadas y serán mantenidas para poder restaurar la paz en el país", señaló el primer ministro.

Tras expresar su tristeza por la muerte de 22 personas desde el jueves por la noche, seis de ellas este mismo sábado, Abhisit consideró que "la mejor manera" de evitar nuevas víctimas es "poner fin a la manifestación".

Abhisit afirmó nuevamente que "terroristas armados" se infiltraron en el movimiento de los "camisas rojas" y atacaron a las fuerzas del orden.

RDS