Washington.- El jefe de Gabinete de Barack Obama defendió al presidente estadounidense de los ataques por no lograr reducir el déficit del presupuesto de Estados Unidos, argumentando que ahora no era el momento para medidas de austeridad.

En entrevista el domingo con el programa de NBC "Meet the Press", Jacob Lew instó también al Congreso a extender una exención de los impuestos por nóminas de pago, que está pronta a expirar.

Los republicanos han criticado al demócrata Obama por desplegar un plan de presupuesto que afirman está diseñado para ayudar a su campaña en la reelección de noviembre más que para controlar el avance del déficit y la deuda de Estados Unidos.

Pero Lew, entrevistado el domingo antes de la propuesta de presupuesto para el 2013 de Obama, dijo que el plan ofrecería 4 billones de dólares en reducciones a 10 años, junto con medidas para entregar un apoyo esencial al crecimiento de corto plazo.

"Creo que hay un acuerdo bastante amplio sobre que el tiempo para la austeridad no es hoy", dijo Lew, jefe de presupuesto de Obama hasta hace pocas semanas.

La Casa Blanca dice que el presupuesto de Obama pedirá más de 800,000 millones de dólares en gasto en varios años para la generación de empleos y programas de infraestructura, incluyendo exenciones tributarias para firmas y personas por más de 300,000 millones de dólares el 2012 si es aprobado.

El Congreso es libre de ignorar las propuestas del presidente y los republicanos han dicho que el presupuesto de Obama está muerto incluso antes de su arribo al pleno legislativo.

El presupuesto estima el déficit en 1.33 billones de dólares este año fiscal, o un 8.5% del producto interno bruto, bajando a 901,000 millones de dólares, o un 5.5% del PIB, el 2013.

Obama prometió el 2009 reducir a la mitad el déficit para el año próximo, lo que provocó la ira de los republicanos.

Lew dijo que esa promesa se hizo antes de que el Gobierno entendiera verdaderamente la profundidad de la recesión heredada del presidente republicano George W. Bush.

La Casa Blanca dijo que la brecha del financiamiento se reducirá a un 2,8 por ciento del PIB para el 2018, bajo el umbral de un 3% que las agencias calificadoras y los inversores ven como la meta para estabilizar el crecimiento en la deuda nacional como parte de la economía.

Lew dijo al Congreso que el Gobierno está trabajando este fin de semana para ver si se puede lograr una concesión para extender la exención tributaria sobre las nóminas de pago para 160 millones de estadounidenses, que expirará el 29 de febrero a menos que el Congreso actúe.

klm