Managua. La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) suspendió el diálogo nacional entre el gobierno y los opositores para poner fin a la crisis política que afecta a la nación debido a que no se lograron acuerdos para avanzar en la discusión de una agenda para democratizar el país.

“Dado que hoy no hay consenso entre las partes, en la CEN lamentamos vernos obligados a suspender la mesa plenaria del dialogo nacional”, informó la jerarquía en un comunicado tras ocho horas de infructuosa reunión en el seminario Nuestra Señora de Fátima, en Managua.

El gobierno se negó a discutir una agenda que entre otros puntos propone adelantar las elecciones presidenciales para este año a fin de buscar una salida a la crisis política y social que golpea al país desde mediados de abril y que deja 76 muertos hasta el momento.

Los religiosos, que actúan como mediadores en las pláticas, propusieron crear una comisión mixta de seis personas, tres por cada parte, para que busquen un consenso que permita reanudar las pláticas.

“Nos sentimos urgidos de recordarles que de esta decisión y posibilidad de continuar este dialogo depende en gran parte la paz y la vida de muchos nicaragüenses”, advirtió el cardenal Leopoldo Brenes al leer el comunicado de la CEN.

El canciller Denis Moncada manifestó que la agenda propuesta para el diálogo “tiene visos de desmontar el estado constitucional del gobierno electo y (...) es una ruta camuflada” para un golpe de Estado contra el presidente Daniel Ortega.